El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


viernes, 25 de mayo de 2012

Ciencia de la Economía

     ¿Cómo se explica que la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, dijera en el X Encuentro Financiero Internacional que los mercados financieros "están gobernados por leyes tan insobornables como las leyes de la física, la química o la biología", y añadiera: "Quienes hablan de la dictadura del mercado no se dan cuenta que cometen el mismo error que los que pretenden abolir por decreto la ley de la gravedad"?

     Tiene su explicación. Todo se debe a la visión mecanicista del mundo que se impuso en el pensamiento europeo en el siglo XVII, debido a los planteamientos -principalmente, no exclusivamente- de Galileo (1564-1642) y de Descartes (1596-1650). A partir de ese momento, se consagra la sobrevaloración de los procesos mentales racionales y científicos sobre cualquier otro proceso que intentase dar cuenta de la realidad (sentimientos, emociones, conocimiento común o tácito ...).

     Adam Smith (1723-1790), considerado el padre del actual sistema económico, pensó en un "mercado perfecto"  en el que los consumidores elegían "racionalmente" lo que más les convenía. Nace la consideración del ser humano como"máquina de calcular".

      Si, en su funcionamiento, el orden económico está sometido a leyes naturales, como la ley de la gravedad, para que todo funcione bien, los gobiernos no deben interferir en los procesos económicos. De aquí, la exigencia de no-regulación de los mercados, ya sean de bienes, de servicios o financieros.

     Sin embargo, diversas experiencias, llevadas a cabo por médicos y psicólogos, han puesto de manifiesto que en la actividad de comprar y vender, el ser humano dista mucho de comportarse como un simple ser racional -homo aeconomicus-: el ser humano es un ser complejo, que además de racional, tiene sentimientos, unos buenos y oros malos, y, entre ellos empatía que, como indicaba uno de los investigadores, no es compasión sino ponerse en lugar del otro.

     No era necesario que se hicieran esos experimentos para saber, como han denunciado muchos economistas y sociólogos, que el actual sistema económico tenía importantes fallos. Por ejemplo, en lugar de cumplirse la anunciada por Adam Smith "automática distribución entre todos los seres humanos de los bienes necesarios para vivir", la experiencia ha demostrado que el sistema conduce a una, cada vez mayor, desigualdad económica.  No cabe duda que quienes defienden el sistema o son unos ignorantes o se comportan como egoístas y ambiciosos integristas, es decir, partidarios de la "inalterabilidad de una doctrina" (diccionario de la RAE) que les favorece.

     Uno de los mercados más desregulados, uno los más alejados de un "mercado perfecto" y que tantos problemas es capaz de plantear -la situación es solo uno de ellos -, son los mercados financieros. ¿Cuándo se decidirá su regulación?

     A los partidarios del sistema que hablan de leyes de la física, la química o la biología, conviene recordar que, en estas ciencias, cuando una teoría no explica -o sus resultados no coinciden con la experiencia-, se cambia la teoría: tiene lugar un cambio de paradigma.

NOTAS. El Premio Nobel de Economía 2002 se concedió a dos personas por "haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, ...".
Para saber más cosas sobre este tema se pueden consultar http://www.ciencias.org.ar/user/files/36%20Navarro.pdf  y  http://www.gobcan.es/educacion/3/usrn/fundoro/archivos%20adjuntos/publicaciones/actas/13_14/conferencias/jesus_paradinas.pdf

9 comentarios:

Elemento Cero dijo...

Es curioso que los defensores del sistema esgriman el argumento del ser racional, cuando el ser humano de racional tiene más bien poco. Al fin y al cabo, nuestros intereses, pensamientos y acciones, por muy meditadas y racionales que sean, nacen de unas necesidades atávicas, biológicas, irreflexivas. Quizá somos una contradicción andante, quizá deberíamos reconocer que los números no lo son todo, y reconciliarnos con la emoción, lo que nos devolvería la humanidad perdida.

Un saludo.

Dani González dijo...

Completamente de acuerdo con Elemento Cero. No somos seres racionales, en realidad, solo tenemos la CAPACIDAD de razonar. Añado, que esta crisis es también humana, pues nos estamos empezando a dar cuenta de que somos meros observadores de la realidad, intérpretes de lo que perciben nuestros sentidos, y eso supone un duro golpe de humildad.
Respecto a su entrada, le recomiendo un gran libro divulgativo de Juan Torres, Alberto Garzón y Vicenç Navarro: Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en españa. En PDF:
http://www.vnavarro.org/wp-content/uploads/2011/10/hayalternativas.pdf

Muy interesante su blog, continuaré leyéndolo otro día.
Un saludo!

Juliana Luisa dijo...

Muchas gracias a los dos por vuestras aportaciones.
Tengo el libro que indica Dani González. No he tenido tiempo de leer nada más que algunos párrafos; sería muy atrevido por mi parte dar mi opinión. Dicho eso, le asusta eso de "propuestas para crear empleo". Espero que tengamos una ocasión para dialogar sobre él.

Un saludo

Inma dijo...

Muy buen post.La ciencia es el arte del ensayo y el error. En economía no puede ser menos y hemos de tener en cuenta que las personas no somos infalibles. Se ha demostrado que el paradigma no funciona,....¡se cambia!.
Gracias por el aporte de la página web...muy interesante.
Pedirte disculpas por no pasar más a menudo.
Un cordial y afectuoso saludo.

Nazaret Castro dijo...

Es más, me parece que la física cuántica ya ha planteado la necesidad de un cambio de paradigma mucho más allá de la física. Descartes se ve ya muy lejano.
Comparto en gran medida lo que se plantea en este post, pero creo que en las palabras de Aguirre, como de tantos otros 'liberales', hay no sólo una "equivocación científica", sino un porcentaje importante de mala intención. Creo que Aguirre sabe muy bien que la ley del mercado está lejos de ser una ley inquebrantable, como Tatcher sabía que no era cierto aquello de "There Is No Alternative". Como sabía Milton Friedman que mentía al afirmar que el sistema capitalista y la democracia liberal son dos caras de la misma moneda...

J. Felipe dijo...

Desde el punto de vista de Esperanza Aguirre, la lideresa, será lógico pero como suele pasar con la casta política y especialmente con ella, su realidad es muy distinta a la del común de los mortales.

Esperanza Aguirre representa la máxima expresión de la ortodoxia neoliberal en España y tanto sus continuas afirmaciones como sus actuaciones -recordad aquella pose suya de los calcetines-, dan buena muestra de ello.

Para ella el mundo gira entorno de si misma y de ahí sus declaraciones y sus justificaciones a lo injustificable como lo que ha ocurrido con su Caja Madrid (Bankia) o el deficit oculto de su Comunidad, después de tantos años vanagloriándose de su propia gestión.

Excelente artículo Juliana por si todavía a alguien no le quedó claro que las teorías de Adam Smith son solo teorías y distan mucho de la realidad objetiva del ser humano.

Saludos

Juliana Luisa dijo...

Muchas gracias por vuestras aportaciones. Mi punto de vista es que Esperanza Aguirre sólo sabe de economía aquello que la beneficia; ni es la única.
En cuanto a Adam Smith quizás convenga recordar que fue profesor de Filosofia Moral y antes de escribir el libro que constituye el evangelio de personas como la sra. Aguirre, escribió otro libro "Teoria de los sentimientos morales" en el que indica la posibilidad de que la búsqueda de ganancias privadas impulsada por motivaciones cortas de miras provoque pérdidas sociales y señala que, entonces, debe intervenir el Gobierno (No he leído ninguno de sus libros, pero sí mucho acerca de ellos)

Un saludo a los tres. Muchas gracias por todo

Ignacio Aporta de Pazº dijo...

Muy interesante artículo. Si alguna conclusión se puede extraer de la crisis actual, en lo que al conocimientos o teoría aconómica se refiere, es que la economía no es una ciencia. La base de la ciencia es el conocimiento empírico, y estamos comprobando cómo la realidad se empeña tozudamente en desmentir todos los días los presupuestos teóricos de los economistas neoliberales que orientan las políticas económicas de los gobiernos. Sólo ellos se empeñan en no verlo. Son más una secta de carácter fundamentalista que unos científicos dispuestos a admitir la prueba del error. Estos fundamentalistas del mercado tienen muy poco de liberales, y están muy lejos de Adam Smith, como tú bien señalas. Estos "liberales del PP" suben impuestos, nacionalizan bancos (hay que decir que no se trata de nacionalización, sino de una socialización de las pérdidas, en cuanto vuelva a ser rentable lo reprivatizan), intervienen las instituciones del Estado: Tribunal Supremo, Consejo Generall del Poder judicial, utilizan espúreamente la Fiscalía General del Estado, ocupan la RTV pública..., y tienen la desfachatez de llamarse liberales. Si Adam Smith y John Stuart Mill levantaran la cabeza les daría un soponcio.

Juliana Luisa dijo...

Ignacio:
A estas alturas sabes que estos totalmente de acuerdo contigo.
un saludo