El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


domingo, 21 de junio de 2020

Pacto Verde Europeo y el sector del automovil


Por la prensa me he enterado que  el Gobierno está trabajando para reactivar el turismo y la “industria el automóvil”´.
El portavoz socialista de industria ha destacado que el sector del  automóvil es “estratégico” en España; ha hecho hincapié en que somos el segundo mayor fabricante de automóviles de Europa, el octavo a nivel mundial y el primer fabricante europeo de vehículos comerciales. Además explicó que “tenemos 17 plantas de fabricación instaladas en todo el territorio y el 19% de todas las exportaciones españolas tienen que ver con la exportaciones de vehículos”.
Por esta razón, indicó, “nuestro Gobierno está trabajando en el seno de la Unión Europea con la finalidad de que una parte destacada del Plan de Recuperación de la Unión se destine a la industria del automóvil”.
Según este portavoz ”el ejecutivo ha anunciado un plan específico de apoyo a la industria del automóvil que incorporará un estímulo a la demanda para la adquisición de nuevos vehículos más modernos y eficaces, junto con otras medidas a corto, medio y largo plazo que en breve se concretarán y anunciarán”.
Desde mi punto de vista toda una barbaridad. En primer lugar, porque, en las ciudades, las emisiones gaseosas procedentes de los automóviles han causado un gran número de muertes prematuras que, demostradas por los científicos, intenta ocultar el sector del automóvil.  En segundo lugar, porque existen sectores que necesitan esas ayudas mucho más que los fabricantes de coches.  Y, en tercer lugar, porque pertenecemos a la Unión Europea, y eso que ha propuesto el Gobierno no es lo que  se indica en el Pacto Verde Europeo que  pretende terminar con el cambio climático haciendo que la Unión Europea “sea climáticamente neutra en 2050”, para lo cual, en relación con la industria del automóvil, pretende reducir la contaminación, invertir en tecnologías respetuosas con el medioambiente y desplegar sistemas de transporte públicos y privados más limpios, más baratos y más sanos.
A ese respecto, en otro periódico se indica que el Gobierno socialista pretende cumplir con los requisitos de Pacto Verde Europeo para hacer frente al cambio climático.  Tengo entendido que con el Pacto Verde Europeo  en 2050 Europa pretende terminar con las emisiones causantes del cambio climático, pero que ha tenido varios encontronazos con las patronales automovilísticas, especialmente con la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) por las medidas que ha pretendido desarrollar alrededor de las políticas contra el cambio climático. De hecho,  la mayor polémica surgió tras las declaraciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que llegó a decir que “el diésel tiene los días contados”.  La patronal de los fabricantes de automóviles protestó rápidamente.
El Gobierno español se adhirió al Pacto Verde Europeo y ahora, con este apoyo a la  industria del automóvil, lo que pretende es esperar a solucionar los problemas económicos originados por el coronavirus.  
Esto me recuerda las protestas de las empresas de fertilizantes. Sin duda, las grandes empresas no están, por ahora, dispuestas a colaborar en el proceso de  solucionar el problema del cambio climático.

miércoles, 27 de mayo de 2020

Los fertilizantes y el Pacto Verde Europeo


Ayer mencioné la existencia de grupos de presión de algunas grandes empresas que querían corregir alguno de los aspectos del Pacto Verde Europeo, que consideraban que podían disminuir sus ganancias.   Acababa de publicar ese texto cuando me he enterado por la prensa que a los fabricantes de fertilizantes  no les gusta alguna de las nuevas normas exigidas  por la Comisión Europea, en lo que se refiere a los fertilizantes que se pueden vender en ella.
“La Comisión  Europeas (CE) desveló este miércoles (20 de mayo) su esperada estrategia De la granja a la mesa, un plan que pretende sentar las bases de la transición hacia una producción y consumo de alimentos más sostenibles, que llega en mal momento para el sector, por el impacto de la crisis del coronavirus”.
“Por su parte, la comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, subrayó que por primera vez en la UE se plantea abordar todas las etapas de la producción alimentaria  a través de una estrategia que cambiará la manera de producir, comprar y consumir en beneficio de la salud de los ciudadanos y al medio ambiente”.
“La estrategia De la granja a la mesa plantea que para 2030 el 25% de la superficie agraria total de la Unión Europea sea ecológica, que el uso de fertilizantes se reduzca al menos un 2% y el de fitosanitarios en un 50%”.
“También propone, con vistas a 2030, recortar en un 50% las ventas de antibióticos tanto para animales de granja como en acuicultura”,
“Otro objetivo es que todas las zonas rurales tengan acceso a la banda ancha para 2025 para impulsar la innovación digital en el sector”.
En esa misma página web se señala la preocupación por los objetivos de la estrategia de distintas organizaciones agrarias y cooperativas. (1)  
En la web de olimerca, el 22 de mayo apareció un texto titulado “Los fabricantes de fertilizantes se enfrentan a la CE”. En ese texto se indica que, según la Asociación Nacional de Fabricantes (ANFEE),   la estrategia europea “De la granja a la mesa” no debería limitar el uso de fertilizantes.
Señalan,  entre otras muchas falsedades- que “los fertilizantes minerales ayudan a optimizar los rendimientos de los cultivos, a mantener los suelos sanos y fértiles a largo plazo y lograr a una producción sostenible de alimentos de buena calidad, teniendo en cuenta que gracias a su uso actualmente es posible alimentar a la mitad de la población mundial”.(2)
En relación con la economía circulas, la industria de fertilizantes europea indica que es “de la más eficientes y menos contaminantes del mundo”. Ejemplos típicos son: el sulfato de amonio, obtenido en la síntesis del nylon, para fabricar fertilizantes minerales con azufre; el empleo de ácido sulfúrico, producido a partir del SO2, para la fabricación de abonos fosfatados y complejos; el uso del azufre que se  obtiene en refino en el refino de petróleo; la reutilización de CO2 emitido en plantas de fertilizantes nitrogenados en otros sectores como en el de las bebidas gaseosas, etc.” (Compárese  con los procesos de compostaje y vermicompostaje de obtención de abonos a partir de  basuras orgánicas) (3)
Fuentes:

lunes, 25 de mayo de 2020

Pacto Verde Europeo


En la web oficial de la Unión Europea, el 11 de diciembre de 2019, apareció un comunicado de prensa sobre un Pacto Verde Europeo para hacer  frente al cambio climático.
Corroborando lo que antes declaró la presidenta Ursula von der Leyen,  el vicepresidente ejecutivo Frans Timmermans añadió lo siguiente:  Estamos en situación de emergencia climática y medioambiental. El Pacto Verde Europeo representa una oportunidad para mejorar la salud y el bienestar de nuestros ciudadanos mediante la transformación de nuestro modelo económico. Nuestro plan define los medios para reducir las emisiones, restablecer la salud de nuestro medio ambiente, proteger a nuestra fauna silvestre, crear nuevas oportunidades económicas y mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos. La contribución de todos y cada uno de nosotros es importante; todos los países y sectores se verán afectados por esta transformación. Por otra parte, nuestra responsabilidad consiste en garantizar que esta transición sea solo eso, una transición, y que nadie se quede atrás en la ejecución del Pacto Verde Europeo”.
Este Pacto Verde incorpora una hoja de ruta para impulsar el paso a una economía circular (acorde con las características del planeta Tierra en que vivimos) y detener el cambio climático, revertir la pérdida de biodiversidad (origen de la actual pandemia) y reducir la contaminación (causante de la muerte de miles de personas). Además, como es natural, describe las inversiones necesarias y los instrumentos de financiación disponibles y, por último, explica cómo garantizar una transición  “justa e integradora".
Puesto que el cambio climático y la degradación del medioambiente son problemas mundiales, la Unión Europea señala que "seguira promoviendo sus objetivos y estándares medioambientales en los convenios de Naciones Unidas sobre diversidad y clima".
¿Que piensan los grandes empresas multinacionales de ese Pacto?
Pregunto esto porque la organización independiente WeMove-EU el 21 de mayo de 2020 pedía a todos los ciudadanos europeos que se ponga en contacto con la presidenta Ursula von der Leyen para solicitarle que no ceda ante estas empresas que, a través de diferentes grupos de presión, quieren modificar este Pacto.
Fuente: https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/es/ip_19_6691

domingo, 24 de mayo de 2020

El covid-12 y la Economía Social y Solidaria


Som Energia es una cooperativa de Economía Social y Solidaria que suministra energía eléctrica procedente de fuentes renovables, energía solar, hace unos días en su blog publicó un texto sobre “Iniciativas solidarias ante la emergencia sanitaria y social”. Ese texto fue, posteriormente, enviado por correo a todas las personas que tienen contratada con ella el suministro de energía eléctrica. Considero, no oportuno sino mi responsabilidad, resumir el contenido de ese texto.
El texto empieza señalando que “ante la alerta social y sanitaria actual han surgido diversas iniciativas solidarias para hacerle  frente”-“Desde Som Energía conscientes de la dificultad  del momento y de la importancia de responder colectivamente, estamos apoyando diversas iniciativas.  Una aportación al Fondo  Cooperativo para la Emergencia  Social y Sanitaria, impulsado por diferentes organizaciones de la Economía Social y Solidaria. Entre las  entidades impulsoras está la Red de Economía Solidaria”.
Señalan que también se han adherido a la campaña #TodosALaMesa de la cooperativa Opions. “La campaña pretende apoyar a los colectivos más afectados por la crisis y, al mismo tiempo, fortalecer dos sectores de importancia para el futuro” (Importancia para el futuro, porque están relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible). Esos dos sectores son “la agricultura agroecológica del territorio y los proyectos que fomentan el consumo responsable”.
Opcions ha conseguido un “fondo destinado a comprar productos de agricultura agroecológica local y los repartirá entre los colectivos en situación más vulnerable. Todas las personas que participen en la campaña recibirán, como regalo, la revista Opción, ”De la Tierra al Plato” con información y propuestas sobre la distribución alimentaria.
Por otra parte, se indica cómo se puede colaborar, a través de Goteo, con el Fondo Cooperativo para la Emergencia Social y  Sanitaria o si se  quiere participar en la campaña  #TodosALaMesa, o si se prefiere colaborar en alguna otra iniciativa, conocer y difundir, aconseja consultar el Banco de Recursos de Solivid. Por último, indica que se puede consultar la Guía de Iniciativas de Economía Solidaría ante el Covid-19 de REAS, la Red de Economía Alternativa y Solidaria

jueves, 14 de mayo de 2020

Pérdida de biodiversidad

            El origen del coronavirus se encuentra en la pérdida de biodiversidad en el planeta Tierra.

La pérdida de biodiversidad es la pérdida o desaparición de la variedad de seres vivos  -plantas, animales, hongos, microorganismos y su respectiva variabilidad genética, así como los ecosistemas que conforman, como bosques, selvas, ríos, mares, océanos, …. El cuidado y conservación de esa biodiversidad ayuda a la supervivencia del ser humano en el planeta Tierra, porque de ella obtiene alimentos, agua, materias primas y recursos naturales esenciales para la vida, es decir, gracias a esa biodiversidad es posible la vida del ser humano en el planeta Tierra.  Sin embargo, en los últimos años el número de especies en extinción es cada vez más elevado tanto en el medio terrestre como en el acuático. Es imprescindible conocer las causas de esa pérdida de biodiversidad y estudiar  cómo evitarla en todo lo posible.
Habrá quien crea que el ser humano domina el planeta y, en algunos aspectos, es cierto. Pero no menos cierto es que el ser humano  depende  de los bienes y recursos que extrae de las especies y ecosistema que existen en el planeta. Por esta último no se entiende que sea el causante de la pérdida de biodiversidad en el planeta. Todo empozó hace relativamente pocos años con el crecimiento exponencial de la población y las sucesivas Revoluciones Industriales que condujeron a un modelo de explotación de recursos y consumo en el cual aún nos encontramos.
En la naturaleza todo está conectado, ello explica la polinización, la purificación del aire, el ciclo reproductivo de las especies o la selección natural. Pero también explica que un daño infligido en  cualquier esquina del ecosistema, por pequeño que sea y localizado que parezca, puede tener consecuencias exponencialmente perjudiciales. Es lo que se llama “efecto mariposa”.
Centrándonos en la Unión Europea, los eurodiputados han pedido a principios de año en una conferencia de la ONU que se acuerden objetivos legalmente vinculantes para detener la pérdida de biodiversidad. “El Parlamento quiere que la UE vaya por delante y asegure que el 30% de sus territorio consiste en áreas naturales para 2030 y tenga en cuenta la protección de la biodiversidad  en todas sus políticas”. https://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/society/20200109STO69929/perdida-de-biodiversidad-por-que-es-una-preocupacion-y-cuales-son-sus-causas
En la misma página web se indica que  “los científicos advirtieron en 2019 que un millón de espacies, del total estimado de ocho millones, están en peligro de extinción, muchas de ellas podrían extinguirse en unas décadas, según un informe de la ONU”.
“Algunos investigadores incluso consideran que estamos en medio del sexto proceso de extinción masiva en la historia del planeta. Las extinciones masivas conocidas anteriormente aniquilaron entre el 60% y el 95% de todas las especies. Los ecosistemas tardan millones de años en recuperarse”.
Según el Parlamento europeo  las principales causas de la pérdida de biodiversidad son: cambios en el uso del suelo, (por ejemplo, deforestación, monocultivo intensivo, urbanización); explotación directa, como la caza y la sobrepesca; cambio climático, contaminación; y especies exóticas invasoras.
Para garantizar una financiación suficiente, el Parlamento ha propone que  “el 10% del próximo presupuesto a largo plazo de la UE se dedique a la conservación de la biodiversidad”.
El libro número 3 de la colección preparada por la FAO  El estado del planeta está dedicado a “La biodiversidad”.  Con el argumento de que “como individuos no somos ajenos al futuro de la biodiversidad en el mundo y que está un nuestra mano  tomar decisiones que o bien dañen a la biodiversidad o bien la preserven”, sugiere una serie de cosas que se pueden hacer como ciudadanos. Recojo, a continuación, algunos de ellos: consumir productos ecológicos; exigir a tu gobierno que cumpla sus compromisos internacionales de reducción de gases de efecto invernadero; reducir el consumo de energía y contratar energías limpias; cambiar la manera de pensar sobre el transporte  (utiliza siempre que puedas la bicicleta o el transporte público y volar lo menos posible); reducir, reusar y reciclar; ahorrar agua; …