El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


jueves, 1 de diciembre de 2011

Darwin y la empatía

     En La civilización empática. La carrera hacia una conciencia global en un mundo en crisis (1ª ed, 2010, Paidós, Barcelona), Jeremy Rifkin dice (pág. 93) que "en sus últimos años, Darwin contemplaba la evolución desde un perspectiva muy diferente de la que había adoptado en su obra maestra El origen de las especies. Consideraba que muchos de los animales superiores eran seres sociales, con emociones y con la capacidad de compartir el sufrimiento con sus congéneres. Quizás sus observaciones más sorprendentes sean las de animales que extienden su compasión a otras especies".

     Según Rifkin, hacia el final de su vida, "Darwin acabó creyendo que la supervivencia del más apto se refiere tanto a la cooperación, la reciprocidad y la simbiosis como a la competencia, y que los más aptos también pueden ser los que más tienden a establecer vínculos de cooperación con sus congéneres".

     El hombre que salva a otro de un incendio, siente instintivamente el sufrimiento de la víctima como si fuera suyo. Esto es lo que entendía Darwin por "instinto social". Darwin vivió antes de que se inventase la palabra empatía.

     De acuerdo con Charles Darwin en The Descent of Man (1871) -obra citada por Rifkin-, lo que queda claro a lo largo de la historia de la humanidad es que la trayectoria humana ha consistido, en esencia, en proceso de extensión de la empatía cada vez a dominios más amplios e incluyentes. Al principio, la empatía sólo se extendía a personas con valores similares, es decir, que compartían una religión, una nacionalidad o una ideología común.  En el siglo XIX se establecieron las primeras sociedades humanitarias, en la que la empatía se extendió hasta incluir a las demás criaturas. Hoy hay millones de personas en todo el mundo que se identifican con el movimiento a favor de los derechos humanos y siguen profundizando y ampliando su preocupación y empatía por las demás criaturas.

     Este proceso de aumento de la empatía es lo que, desde hace unos años, se denomina proceso de humanización. Se indica que si "ahora" sentimos tan hondamente las miserias, las injusticias y las irracionalidades, es no sólo porque estamos convencidos de que la ingente cantidad de conocimientos científicos y técnicos que hemos acumulado durante los últimos años ofrecen la posibilidad de organizar el mundo de manera más justa y más racional, sino porque hemos entrado en una nueva fase: somos más humanos. Dice Claudio Magris en una de sus obras: "la conciencia de estas cosas supone la entrada de la Humanidad en una madurez espiritual".

     Sin embargo -y creo necesario repetirlo una y mil veces- en la actualidad, nuestro sistema económico y social ha propiciado -y está propiciando- el aumento de las personas que se encuentran en un estadio de la humanidad muy primitivo. Para corregir esta deriva, hay que hacer que nuestro actual sistema abandone el crecimiento económico como un dios al que para tener contento hay que sacrificar cada vez más personas -es insaciable-: es urgente -para evitar tantos sacrificios- instaurar un sistema cuyo objetivo último sea el desarrollo humano (cambio de paradigma).

7 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Yo creo que hay una contradicción entre el últifmo párrafo y los otros. No está nada claro que hayamos evolucionado hacia la empatía si, como dices, el sistema económico y social propicia un "aumento de las personas que se encuentran en un estadio de la humanidad muy primitivo." La gente es cada vez más egoísta, más insolidaria, más cerrada en su mundo. Y como colofón perdemos sensibilidad de manera que muchas de las tragedias que ocurren a muchas personas no les afecta en absoluto.

Elemento Cero dijo...

Yo he visto de primera mano a una gata amamantar cachorros huérfanos, incluso de perro. He conocido casos de perros que morían de pena al perder a su amo. He comprobado la verdadera empatía del mundo animal, sincera y sin tapujos.

En la humanidad, por contra, he visto asesinatos, violaciones, corrupción, guerras ridículas... Una cantidad tal de males que sobrepasan con creces a todas las cosas buenas que hacemos. Sinceramente, creo que nos faltan muchos milenios para evolucionar a nivel mental; hoy por hoy, seguimos anclados en las cavernas, y a los hechos me remito.

J. Felipe dijo...

El crecimiento perpetuo. Ese burdo pensamiento ha devenido en la mayor crisis sistémica desde la Gran Depresión. Vivimos en un mundo cada vez más deshumanizado y los responsables políticos no hacen nada por evitarlo. No sabemos como será el futuro próximo, menos aún que ocurrirá más adelante. Es cierto que, por ejemplo, el número de ong,s. ha aumentado considerablemene en los últimos años pero la avaricia y la codicia de muchos sigue arrasando el planeta y arruinando la vida a millones y millones de familias.
Saludos.
http://felipepozueco.blogspot.com/

Juliana Luisa dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Me gustaría apuntar algunas ideas. El sistema económico y social que ahora sufrimos es relativamente reciente y ha borrado de su vocabulario la palabra ética. El hombre no es un angel, se mueve entre el bien y el mal; y nuestro actual sistema ha abonado la parte mala. Es urgente modificar el sistema. Que los gobiernos cumplan su verdadera misión y se preocupen del bienestar de sus ciudadanos (desarrollo humano), seguirán habiendo "buenos" y "malos", pero hay leyes que castigan a los "malos". Tebgi poco tiempo para desarrollar el tema.
No me digais que no habéis observado ningún acto de empatía. El psicólogo Rojas, que dirige un hospital en Nueva York, explica lo que sucedió en las Torres Gemelas.
Si no corregimos y cambiamos el camino trazado por las actuales instituciones internacionales, podemos asegurar que las cosas irán cada vez peor; atentados, disturbios sociales, etc. Ningún ser humano puede vivir de rodillas siempre.
Lo que sucede, a mi juicio, es que en Occidente, gracias a ese sistema económico, hemos vivido muy bien, la publicidad nos ha hipnotizado y era agradable vivir en ese estado, no nos enterábamos de lo que estaba sucediendo en otras partes del mundo; algunas veces nos encontrábamos insatisfechos, pero pronto los medios de comunicación nos adormecían. Ahora, quizás, estemos empezando a despertar, pero urge que pronto empecemos a actuar.
Seguiremos hablando de eso.
Ahora debo despedirme. Un saludo

Camino a Gaia dijo...

Cuando Dawkins considera al gen como unidad que permanece y sobrevive a los individuos olvida que también el gen es un sistema. En mucho mas coherente, aunque en un principio parezca mas extraño, considerar al sistema como unidad de supervivencia. Cuando hacemos esto se hace la luz.
Toda la vida y todo el planeta puede considerar en términos de sistemas y subsistemas aunque categoricemos a los subsistemas como elementos de otro sistema.
Para que se pueda dar el gradualismo darwiniano es necesario que los ecosistemas permanezcan estables y estacionarios por largos periodos de tiempo. Estos largos periodos de tiempo son los que "fijan" las especies y las diversifican. Las catástrofes son un revulsivo que produce grandes cambios y grandes extinciones.
Son pues, los sistemas estacionarios el escenario de la evolución y sin escenario no hay representación. La supervivencia de los individuos está supeditada a la supervivencia y estabilidad del ecosistema. La supervivencia del mas apto implica por tanto la adaptación a un sistema, un medio natural interactivo donde las especies que propicien las estabilidad y el éxito del ecosistema, son mas aptas que las que las que lo desestabilizan. La familia, la tribu, la población o la especie son subsistemas encajados. El mas apto sobrevive si no pone en peligro a la familia, la tribu, la población, la especie, el ecosistema local o el ecosistema global Gaia.

Joan Anton dijo...

A traves de un buen amigo, me llegó este parea mi, magnífico comentario y sin pensarmelo dos veces (debería haberlo hecho, pero a veces soy demasiado impulsivo), me apresuré a compartirlo en el foro INICIATIVA DEBATE PÚBLICO, del que soy asiduo colaborador. No se si procedí correctamente y de no ser así, te pido amiga Juliana disculpas humildemente, pero lo encontré tan interesante que no pude resistir el impulso de darle difusión también en IDP.
Me alegra no obstante haber descubierto por este medio, tu blog, del que voy a convertirme con tu permiso, en asíduo, pues me parece sumamente interesante todo lo que hasta ahora he leído y que contribuye sin duda, a difundir el pensamiento crítico, con los temas planteados.
Gracias por este espacio de libertad y debate.

Joan Anton Rius.

Juliana Luisa dijo...

Lamento no haberme dado cuenta hasta ahora de los comentario de Camino a Gaia y Joan Antón.

Debo de dar gracias a Camino a Gaia por todo lo que ha explicado. Mis conocimientos sobre Darwin no llegaban a tanto.

Joan Antón, no debes disculparte por nada. Como decía Goethe, creo que "el arte y los conocimientos son patrimonio del mundo entero", quiero decir que no estoy de acuedo con el concepto de propiedad intelectual.

Un saludo a los dos