El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


martes, 4 de octubre de 2011

Cambio de paradigma


     A finales de los setenta y principio de los ochenta, cuando Thatcher y Reagan llegaron al poder, arrancó en todo el mundo una revolución conservadora cuya primera premisa económica afirmaba que un mercado sin reglas era un seguro de prosperidad para todos; ahora hemos visto que eso era una fantasía. Ernesto Sabato, escritor, ensayista, físico y pintor argentino (1911-2011), escribió: "Aquel hombre europeo que entró en la historia moderna lleno de confianza en sí mismo y en sus potencialidades creadoras, ahora sale de ella con su fe hecha jirones. Estamos indudablemente frente a la más grave encrucijada de la historia; ya no se puede avanzar más por el mismo camino". Es necesario un profundo cambio.

     A lo largo de la historia de la ciencia han tenido lugar importantes cambios y gracias a ellos la ciencia ha experimentado grandes avances. Estos cambios han sido estudiados por Thomas Kuhn, historiador y filósofo de la ciencia y, posteriormente, en 1962, expuestos en su libro La estructura de las revoluciones científicas.

     Thomas Kuhn, que popularizó los términos "paradigma" y "cambio de paradigma", indica, en ese libro, que uno de los objetivos de la ciencia es encontrar modelos que den cuenta de la mayor cantidad de observaciones dentro de un marco coherente, y que, cuando un modelo, en su intento de explicar las nuevas observaciones, se hace muy complejo, la ciencia lo sustituye por otro menos complejo y más coherente. Un ejemplo puede ser la sustitución del modelo de Ptolomeo (o Tolomeo) por el de Copérnico. Según el modelo de Tolomeo, la Tierra estaba inmóvil y ocupaba el centro del universo, pero cada vez era más difícil y complicado explicar con este modelo los datos que se obtenían observando el movimiento de las estrellas. Estas dificultades desaparecían con el modelo de Copérnico, que ponía el Sol en el centro de Universo.

     Ahora, en el campo de la economía y sociología, nos encontramos en un situación semejante. El modelo o sistema actual se está manifestando incompatible con los nuevos avances de la ciencia económicainjustoinhumano, e incompatible con las características del  planeta en el que vivimos.

     Necesitamos un cambio de paradigma, pues como decía Albert Einstein "no puede resolverse un problema pensando de la misma forma que cuando fue creado". A ese cambio, sin duda, debemos contribuir todos, cada uno a su manera. "Venid, amigos, no es tarde todavía para ir en busca de un mundo nuevo". Lord Alfred Tennyson, poeta inglés.

6 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Excelente artículo. Renovarse o morir. En esas estamos.

Elemento Cero dijo...

Gran frase la de Einstein. Es de lo más chocante de la actual situación mundial: todo se rompe y hace aguas, pero nadie se plantea siquiera cambiar el sistema. Se limitan a aplicar endebles parches a un edificio que se derrumba... Al final, he llegado a la conclusión de que todo está premeditado. Les interesa que este edificio se hunda, les interesa arrasar con la economía mundial, les interesa crear un nuevo mundo, menos libre.

Inma dijo...

Juliana, muy buen post.
Coincido con tus exposiciones y añadiría una frase de B. Russell: "...No hay que mirar al futuro pensando que todo el sentido del presente está en lo que vendrá después...". Hay que actuar ya, para que el después sea mejor.

J. Felipe dijo...

Brillante. Enhorabuena. Realmente no queda otra que pensar, o la clase política con la que nos ha tocado convivir en el actual horizonte europeo es nefasta, o de encefalograma plano. Visto lo visto, habrá que inclinarse por lo primero pero, ante la evidencia de la hsitoria y de los datos, ¿cómo puede ser posible que anden todos tan desnortados? Lo único que se le ocurre a uno pensar es que será la enorme capacidad del poder y el dinero de los grandes capitales lo que les ha noqueado. Sí, yo también creo que ante la inoperancia política estamos presenciado el desemantelamiento interesado del Estado del Bienestar. Y no podemos permitirlo.
http://felipepozueco.blogspot.com/

Juliana Luisa dijo...

Tiene razón Lorenzo Garrido: sólo nos queda cambiar el actual sistema económico y social. Como dice Inma, "hay que actuar para que el después sea mejor".
Lo que dice Elemento cero me ha recordado el libro de Susan George "El informe de Lugano". Pero, como indica J. Felipe, "no podemos permitirlo".
Un saludo a todos y... a trabajar.

Diego Escribano C. dijo...

Muy interesante.