El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


viernes, 19 de enero de 2018

Gasto militar



Según la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, España incrementará en 2018 su presencia militar en el exterior como prueba de que es “un país muy comprometido con sus aliados internacionales”. ¿A quiénes considera España “aliados internacionales”? ¿A los países que, como ella, pertenecen a la Unión Europea? Cuando, para hacer frente al problema  de la inmigración, la Unión Europea consideró conveniente establecer cupos, es decir, número de inmigrantes que cada país miembro debía acoger, España olvidó el compromiso que indica la ministra de Defensa.  Lo mismo está sucediendo con el tema del cambio climático, una de las peores amenazas para la seguridad de todos.
Los medios de información informan que, en España, el gasto español en Defensa va a aumentar un 80% en siete años.  Es una decisión, como otras muchas, de las que, en un estado democrático, deben estar informados detalladamente los ciudadanos; los ciudadanos tienen derecho a saber cómo se gasta el dinero que pagan con sus impuesto, sobre todo cuando se trata del gasto militar, mientras se recortan o desatiende derechos recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, como la salud y la educación. El gasto militar en España es más de 15 veces el gasto en Servicios Sociales y Promoción Social (“Bruselas sitúa a España entre los países que menos ayudan a las rentas bajas”, “las políticas públicas en España hacen menos por reducir la desigualdad que en otros países europeos”); es más de 4 veces que en el Ministerio de Sanidad; y es, aproximadamente, 3 veces más que el gasto en el Ministerio de Educación (datos extraídos de www.utopiacontagiosa.org).
No hay nada peor que una guerra, nada que la defienda: provoca la muerte de muchas personas y niños inocentes y, para otras. la huida, con todo lo que ella significa para su vida.  La guerra es un fracaso de la inteligencia, algo inconcebible en el incipiente siglo XXI.
María Dolores de Cospedal, en una visita a militares desplazados en el exterior, dijo: “No hay ningún respiro a la hora de luchar contra quienes atemorizarnos y acaba con nuestro modelo de convivencia y nuestra libertad”. ¿A qué modelo de convivencia y libertad se refería? ¿Se refería a nuestro actual modelo económico y social?   ¿Qué países son esos que pueden atemorizarnos y acabar con ese modelo?

2 comentarios:

Joaquín Martínez dijo...

España es una colonia de la OTAN y la obligan a comprar armas. Eso forma parte del vasallaje. Los países que no son soberanos tienen que obedecer, sí o sí. Ya sabemos quién manda en realidad.

Juliana Luisa dijo...

Nuchas gracias pot tu comentario. Estoy de acuerdo contigo, Pero de todas formas sentía necesidad de hablar de ello.

Un saludo