El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


lunes, 12 de marzo de 2018

Países pobres, ricos en recursos naturales



Desde principios de la segunda mitad del siglo XX, grupos de científicos y expertos de distintas ramas de saber viene señalando que, debido a las características del planeta Tierra que habitamos, es imposible un crecimiento económico ilimitado, como el que perseguimos en la actualidad.  En 1987, la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de Naciones Unidas señaló la necesidad de sustituir el crecimiento económico por un "desarrollo capaz de satisfacer las ·necesidades de la generación presente  sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para sus propias necesidades”.
¿Se tiene en cuenta esta necesidad en las áreas de microelectrónica, telecomunicaciones y en las industria aeroespacial y del automóvil?  ¿Existen, en nuestro planeta, los recursos naturales necesarios como para pensar en un crecimiento ilimitado en estas áreas? 
El coltan, un mineral metálico de color negro o marrón oscuro, es un resurso natural no renovable y escaso, indispensable en la fabricación de muchos de los dispositivos electrónicos que utilizamos habitualmente. La industria nunca ha mencionado cómo y de dónde extrae ese recurso, pero existen personas y organizaciones que, teniendo en cuenta la incompatibilidad entre ética y actividad empresarial,  han considerado que era un tema importante que había que analizar.  Y de eso pretendo hablar hoy, después de consultar algunos artículos de información y algunos libros.
En primer lugar, se ha puesto de manifiesto en las minas de coltan,  situadas en la República Democrática del Congo, se trabaja en condiciones de semiesclavitud e incluso se utiliza mano de obra infantil. En www.elindependiente.com, “Coltan , la maldición del Congo”  se indica que UNICEF ha denunciado que en Congo había, en un momento determinado, más de 40.000 menores trabajando en las minas de coltán.  Todo es corrupción, sobornos y guerra, lo que hace que un elevado porcentaje de inmigrantes proceda del Congo.
Klaus Werner y Hans Weiss en  su obra El libro negro de las marcas. El lado oscuro de las empresas globales, en el capítulo “Suplicio de Tántalo para los teléfonos móviles”, indican que se trata de minas ilegales, consecuencia de sobornos que contribuyen a financiar la guerra. Las empresas occidentales compran a intermediarios, al menor precio posible, y no se preocupan de cómo se ha obtenido la mercancía que se le ofrece.
Paul Collier, director del Centro de Estudios de Economía Africana en la universidad de Oxford, es autor de un libro titulado El club de la miseria. Qué falla en los países más pobres del mundo, en el que explica  los motivos por los que algunos países pobres son incapaces de salir del “club de la miseria”.
Según él, “uno de los factores que puede paralizar el desarrollo de un país pobre es el descubrimiento de recursos naturales valiosos. “ Lo lógico sería que tal descubrimiento sirviese de catalizador para alcanzar la prosperidad y, efectivamente, en ocasiones es así, pero son casos excepcionales”. Collier precisa (2009: 96): “No quiero decir que la trampa de los recursos naturales sea exclusiva de los países del club de la miseria, sino que  las dificultades  para eludirla son mucho mayores”.
Después de describir en que consiste esa trampa indica que los países ricos por “estar involucrados en la trampa de recursos naturales en virtud de nuestro papel de pagadores, disponemos de los instrumentos necesarios para desactivarla (la trampa), lo único que ocurre es que nunca los hemos utilizado”. No se han utilizado esos instrumento, principalmente, porque las empresas solo están preocupadas por ser competitivas y aumentar sus ganancias económicas; cualquier instrumento, no empleado por todas las empresas supondría para las que lo utilicen, una pérdida de competitividad y por tanto una disminución de ganancias.
Según Collier, para ayudar a los países pobres a salir de la trampa de la abundancia de recursos naturales es necesario que los países ricos establezcan  un reglamento,  internacional, cuyos pasos describe. Ese reglamento sería crucial a la hora de frenar la corrupción. Los ciudadanos deben y pueden ayudar a que todas las empresas cumplan ese reglamento internacional. “Las marcas comerciales se han gastado miles de millones en forjarse una reputación y no están por la labor de verla hecha añicos. El problema es que, en la actualidad, la presión se ejerce sobre cuestiones que no tienen importancia para el club de la miseria”.
El caso del coltan no es el único: son muchos los recursos naturales que las empresas de las países ricos extraen de los países pobres de forma ilegal. Ello impide que estos últimos salgan del "club de la misería". Jeffrey Sachs, en su libro Economía para un planeta abarrotado,menciona, lo mismo que Paul Collier en el libro citado, que es urgente resolver este problema, no solo por empatía, sino también por egoísmo: en un mundo con grandes diferencias económicas entre países y dentro de un país, no es posible vivir en paz.

No hay comentarios: