El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


domingo, 25 de marzo de 2018

Gestión de los bosques



El 8 de febrero de 2018 se publicó en el periódico  El País (Planeta Futuro) se publicó un artículo, No hay indígenas sin bosques y no va haber bosques in indígenas, escrito por Carmen Josse, científica de la Fundación EcoCiencia en Ecuador y coordinadora del proyecto Territorios indígenas amazónicos: reconociendo y respondiendo a los riesgos de la pérdida de bosques, en el que participa RAISG. (Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada).
En  ese artículo, Carmen  Josse indicóa que “durante la conferencia del clima de Naciones Unidas en Bonn, un grupo de científicos brasileño presentó un nuevo estudio  que muestra cómo el país podría llegar a la deforestación cero antes de 2030. Una de las estrategias principales para lograrlo pasa por proteger un régimen ancestral, efectivo y de bajos costes. Esa forma de gestión no es otra que la indicada por Elinor Ostrom y que Jeremy Rifkin, señala en su libro La sociedad de coste marginal cero. El Internet de las cosas,, el procomún colaborativo y el eclipse del capitalismo 2014), haber tenido ocasión de observar en  algunas regiones de Europa central.
Revelan los datos recogidos que, con el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas –dueños del 30% de la Amazonía brasileña-, el país cuenta con la mejor manera de proteger sus bosques. Al comparar todos los terrenos amazónicos en manos de diferentes dueños, los investigadores revelan que donde viven pueblos indígenas de Brasil, los bosques están en pie. Son pueblos indígenas que llevan viviendo allí milenios. Sin querer o por ignorancia hemos dado la espaldas a estos pueblos, que deben de convertirse en actores fundamentales en la conservación de los bosques.
Es hora de consultar y hacer participar a los pueblos indígenas amazónicos, es decir, tener en cuenta los resultados del estudio presentado por los científicos brasileños en la Conferencia del Clima de Naciones Unidas en Bonn.
Los objetivos climáticos internacionales no podrán cumplirse a menos que se incluya el papel único que juegan los bosques al absorber el carbono. La solución es muy fácil, pero está amenazada por todas partes. El asesinato es una de las tácticas utilizadas para silenciar a las personas defensoras de la tierra y el medio ambiente; son personas que intentan defender sus tierras, sus ríos y sus bosques de la minería, la tala y la agroindustria.

Te amenazan para que calles. Yo no puedo callar. No puedo permanecer en silencio frente a todo lo que le está pasando a mi gente. Estamos luchando por nuestras tierras, por nuestra agua, por nuestras vidas.
Jakeline Romero, colombiana, contra los impactos devastadores de El Cerrejon, mina a cielo abierto más grande de América Latina. El proyecto es propiedad de empresas que cotizan en la bolsa de Londres, y ha sido culpable de la escasez de agua y de desplazamientos.

¿Podrá Naciones Unidas no solo hacer valer el informe de los científicos brasileño, sino también introducir la ética en la economía? Eso sería modificar el vigente sistema económico, Un problema que solo podrá resolverse a nivel global, puesto que se trata de empresas globales.

2 comentarios:

Rafael José Sanz Gómez dijo...

La ética en las empresas. Pero es más simples. Simplemente es si cumplen la ley o incurren en delito, de todo tipo. Claro, que si abogan que la existencia de un código penal es una interferencia en sus asuntos económicos, quizá debieran repensar si quieren acabar en la cárcel. La libertad de mercado y comercio tiene que acatar el código penal, ¿o es que todos los directivos y ejecutivos de las grandes empresas prefieren ignorar las leyes?

Juliana Luisa dijo...

Estimado Rafael:
En nuestro vigente sistema, la ética es incompatible con la economía: la ética supone una interferencia en el libre mercado. No es que todos los ejecutivos y directivos prefieran ignorar las leyes, es que no tienen que cumplir las leyes.

Muchas gracias por tu comentario. Alguna vez tendremoos que hablar de ello, un capitalismo desbocado, que ha comvertido, incluso, todos los derechos humanos en mercancia: solo quien tenga dinero podrá acceder a cualquiera de ellos.

Un saludo