El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


martes, 4 de septiembre de 2012

Aclaración

     Hasta ahora, he estado, continuamente, aludiendo a un sistema económico que, siempre, he calificado de injusto, inhumano e insostenible. En estos momentos, considero necesario explicar a qué sistema me refiero, para que quede claro que no hablo de ningún partido político en especial. Alguna vez he utilizado el calificativo "global" para referirme a ese vigente sistema económico; es algo que debía haber hecho desde el principio para evitar confusiones.

     ¿Qué sistema económico puede calificarse de "global"?  Más que sistema económico debería hablar de ideología económica, porque los que están entregados a ella "desatienden la realidad". (Véase en el diccionario de la RAE la definición de "ideólogo"). Ahora que se conocen los resultados del sistema, se hace patente el hecho de que sus defensores lo hacen por egoísmo o avaricia, motivos nada nobles. Sin embargo, hay que reconocer que han sabido hacerse con la voluntad de sus "sufridores", mediante una imperceptible anulación de su espíritu crítico, a pesar de que el espíritu crítico y creador es algo que solo tenemos los humanos.

     Es un sistema joven, pero ha conseguido convertirse en la ideología dominante en los gobiernos de muchos países, tanto ricos como pobres, democráticos como no democráticos. Se basa en la creencia de que la desregulación de la economía y mundialización de los mercados resolverían los grandes problemas de la humanidad.

     Muy importante es el enorme peso político que en él tienen los dirigentes de los grandes grupos empresariales y financieros, como representantes de los mercados de bienes, servicios y capitales. Según ellos, y sin ningún fundamento científico, los mercados sin regular funcionan bien, mientras que los Estados funcionan mal, es decir, es un sistema político-económico que propugna la reducción de la intervención del Estado a un mínimo. Estos grupos venden como reformas lo que no que no son sino políticas movidas por sus propios intereses. (La política pierde autonomía. Estos grupos han conseguido capturar las políticas en su beneficio). Hay muchos ejemplos; el más reciente, la reforma sanitaria, que amputa el sistema público de salud, respondiendo a los intereses de grupos económicos. (Amputa el sistema público de salud sin tener en cuenta el dolor que producen y olvidando que la salud es un derecho humano).

     En los pocos años de vida del sistema, se ha demostrado no solo que no puede cumplir ninguna de las promesas anunciadas, sino también que los mercados sin regulación no funcionan bien; sobre todo, son tremendamente imperfectos los mercados financieros. (Esa imperfección da lugar a frecuentes crisis económicas)

     Este sistema económico es impulsado, principalmente, por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de Comercio (OMC) que, en general, ejercen una gran presión política. Existen múltiples ejemplos de esta presión, tanto en los países pobres como en los países ricos. El más cercano está relacionado con la forma cómo se está resolviendo la actual crisis en Estados que se dicen democráticos, que están sometidos a indicaciones y vigilancia exteriores, sin contar con la ciudadanía, a la que solo queda la protesta.

     A este sistema me he referido siempre, desde que inauguré este blog.
    

6 comentarios:

Inma dijo...

Hola Juliana.
Encantada de volver a leerte.
Las vacaciones te han sentado bien, porque éste artículo es muy bueno, aclara bastante y explica aún más.
Cordial saludo

Vicky Moreno dijo...

Tan acertada como siempre. Comparto totalmente tus calificativos sobre el sistema económico actual y me parece que, más allá de los Bancos, los FMIs, o las OMCs, los responsables son la ignorancia y la ambición de todo el género humano. Nunca queremos de verdad el progreso ajeno, si disminuye el propio; no admitimos ni en sueños que se repartan las ganancias ni que se socialicen las pérdidas. Las alianzas (incluida Comunidad Europea) son ficticias o, cuando menos, interesadas y efímeras, y los pactos, igual que los programas, son papel mojado y veletas que giran con el viento que mejor sople.
¿Qué hacer, entonces? ¿Dónde arrimar nuestro grano de arena para que podamos impulsar un cambio hacia la ética, la justicia social y el buen gobierno?

Elemento Cero dijo...

Un sistema que por el bien de la humanidad y del planeta deberíamos empezar a cambiar ya. Es increíble que permitamos lo que está ocurriendo, aunque provenga de manos poderosas o de instituciones financieras que son poco menos que fantasmagóricas; en parte, cooperamos con el establecimiento de las injusticias. Y parece mentira que la economía, una ciencia ideada para maximizar el rendimiento de los recursos escasos, se haya convertido casi en sinónimo de estafa e injusticia. Por un futuro mejor, que no nos engañen.

Mar Nofler dijo...

Si ahora ya hemos despertado...la gran mayoría...¿a qye esperamos para cambiar las mentiras por la verdad?

Camino a Gaia dijo...

Creo que estamos hablando de un sistema económico controlado por el crimen económico organizado.
Lo único que evita que acaben en la cárcel es que hacen tienen suficiente poder para conseguir leyes hechas a su medida. Lo mas reciente, el caso de EuroVegas.
Un saludo

Juliana Luisa dijo...

Inma. Muchas gracias por estar ahí y por tus comentarios.

Vicky Moreno. Perdona, pero no estoy totalmente de acuerdo con eso de "nunca queremosde verdad el progreso humanom....". El ser humano no es un angel, pero sí mucho mejor de lo que ahora somos. Alguien dijo que el ser humano sería mejor si se le dijera como es. Estamos inmersos en una cultura individualista y egoísta que interesa a ciertas clases dominantes. Pero ninguna cultura es inmune a los cambios. Ahora que se han descubierto las neuronas espejo, debemos caminar hacia una civilización empática; el camino es transitable, si nos ponemos a caminar.

Elemento Cero. Estoy totalmente de acuerdo contigo, sobre todo, cuando dices que "deberíamos empezar a caminar ya".

Mar Nofler. Continuamente me estoy haciendo la misma pregunta que tú ahora. ¿Por qué no empezar a "cambiar las mentiras por la verdad"?

Camino a Gaia. De acuerdo contigo en todo. Se están cometiendo verdaderos crímenes contra la Humanidad?

Muchas gracias a todos. Un abrazo muy fuerte,