El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


domingo, 3 de junio de 2012

Parámetros alternativos al Producto Interior Bruto

El Producto Interior Bruto (PIB) no distingue entre aquellas actividades económicas que realmente mejoran la calidad de vida de la sociedad de aquellas que la empeoran. Simon Kuznets, en inventar de este concepto ya avisó en su informe, remitido al Congreso estadounidense en 1934, de que "el bienestar de una nación apenas [...] puede inferirse a partir de la medida de los ingresos nacionales" (Jeremy Rifkin)

     Las discrepancias entre el PIB y el bienestar/prosperidad ha propiciado en los últimos años, además del Índice de Desarrollo Humano, otros varios intentos de conseguir una escala capaz de reflejar la calidad de vida. Uno de esos intentos es el Índice de Bienestar Económico Sostenido.

     El Índice de Bienestar Económico Sostenido (IBES) es un interesante aporte metodológico, creado en 1989. Según Jeremy Rifkin (pág. 539), "comienza con el gasto en consumo personal, a lo que se añade el trabajo doméstico no remunerado. Posteriormente, se sustraen aquellas actividades pensadas fundamentalmente para mitigar las pérdidas, como por ejemplo el dinero empleado en combatir el crimen, la contaminación o los accidentes. El IBES realiza, además, ajustes en función de las diferencias de ingresos y el agotamiento de los recursos naturales". (En el PIB, el trabajo doméstico solo se contabiliza si es remunerado, es decir, realizado por un persona ajena al hogar a la que se paga un salario).

     Posteriormente, este Índice experimentó una revisión, llevada a cabo por un grupo de tres investigadores californianos, que condujo, en 1995, al Índice de Progreso Genuino (Genuine Progress Indicator). Este Índice incorpora veintiséis variables sociales, económicas y medioambientales. Según Paul R. Krugman, "el coste real de un bien incluye aquello a lo que se debe renunciar para conseguirlo ("Macroeconomía: introducción a la economía, Barcelona, Reverté, 2007). Es decir, si talamos un bosque para tener madera y no gastamos en repoblarlo para dejarlo con las mismas características ambientales anteriores, ese gasto no incurrido provoca una degradación ambiental que debe incluirse como una deuda no pagada o como una pérdida neta del IPG.(En El Indicador de Progreso Genuino y el Índice de Desarrollo Humano)

     La aplicación de este Índice en varios países europeos ha puesto en evidencia la no correspondencia entre el crecimiento económico y el mayor bienestar.  Cuatrocientos economistas influyentes, incluyendo ganadores del Nobel, declararon conjuntamente:

     "Ya que el PIB mide solamente la cantidad de actividad comercial, sin considerar los costos sociales involucrados, es a la vez inadecuado y engañoso como medida de prosperidad real. Los políticos, economistas, periodistas y las agencias internacionales deben abandonar el uso del PIB como una medida de progreso para guiar a nuestra sociedad. El IPG (Indicador de Progreso Genuino) es un importante paso en esta dirección".

     A pesar de que, en ocasiones, se nos antoje lejano el momento en que ética y economía empiecen a avanzar juntas, hay que reconocer que la calidad de vida se ha convertido en un factor importante cuando se habla de la necesidad de modificar el actual sistema económico-social.

4 comentarios:

Diego Escribano C. dijo...

Interesante.Dejo el enlace en castellano a un texto elaborado por A.Sen y J.Stiglitz en 2008,relacionado con lo que comentas en la entrada:
http://www.embafrancia-argentina.org/IMG/pdf/Commission_Stiglitz_ES.pdf

Elemento Cero dijo...

Creo que ya había leído otra entrada en este blog que hablaba del IBES, pero el caso es que me parece una excelente idea que deberían empezar a utilizar más los medios de comunicación.

La actividad económica per se no significa nada, incluso va en contra de la población. Recursos agotados, contaminación producida en fábricas, obsolescencia programada y percibida... El PIB es una trampa, un número que no tiene en cuenta a las personas ni al medio.

El IBES, por contra, es un gran paso hacia el futuro, porque demuestra una conciencia más profunda de la realidad y de sus implicaciones.

Un saludo.

Miguel dijo...

¡Buen post compañera!
Al hilo del post, me permitiré la libertad de compartir un par de documentos gráficos de Eduardo Galeano:

http://t.co/BBEMl0NX

http://t.co/9sYY6opB

Saludos!!!
http://15mikel.blogspot.com.es/

Juliana Luisa dijo...

Diego Escribano, tomo nota del enlace que me dices; lo leeré despacio. Muchas gracias.

Tienes razón, Elemento Cero: mencioné el IBES, en "Más con menos" hablando del Informe al Club de Roma "Factor 4". Además es obsesión mía mencionar la necesidad de cambiar el paradigma del sistema económico, cuyo objetivo es el crecimiento económico como fin en sí mismo oir otro que gire en torno al desarrollo humano. ¿De qué sirve ganar todo el oro del mundo, si se pierde el alma? (No sé la cita de memoria)

Miguel, gracias por el envio de los documentos gráficos de Eduardo Galeano. Sigo tu blog.

Muchas gracias. Un saludo