El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


jueves, 3 de noviembre de 2011

Temperatura en la superficie de la Tierra

      En una de sus últimas entradas, Teresa Angulo expone diez factores que, a su juicio, "moldearán nuestro futuro", y que considera que "al menos sirven para comenzar una conversación indispensable. Y quizás más urgente de lo que ahora parece". Resulta incoherente con el deseo de colaborar en la creación e imaginación de un futuro (expresada en el inicio de este blog), no aceptar esta invitación a conversar. Así es que iré exponiendo lo que sé o pienso de cada uno de esos factores. El primero se refiere al cambio climático, que Teresa Angulo aborda diciendo:

     "¿Lograremos limitar el aumento de la temperatura del planeta a grados Celsius o habrá subido hasta los 8 grados o más?  Si el incremento alcanza o sobrepasa los 8º, el planeta y sus habitantes enfrentarán realidades climáticas radicalmente distintas de las que hemos tenido hasta ahora. Esto ya no es un debate. En los últimos 50 años, la temperatura promedio de la superficie del planeta se ha elevado 0,911 grados. Y el aumento de otros 3º es ya imparable. La lucha es para evitar que suba más de eso".

     Puesto que la contestación depende, en gran medida, del sistema económico y social imperante, parece conveniente imaginar qué sucedería si se sigue con el actual sistema, un sistema que gira alrededor del crecimiento económico, es decir, qué es de esperar que suceda si se siguen las directrices marcadas por las instituciones que, en realidad, gobiernan el mundo es estos momentos. Este estudio ha sido ya hecho por muy distintos expertos, y pone de manifiesto la urgente necesidad de cambiar de sistema.

     Empecemos por la Organización Mundial de Comercio (OMC). ¿Qué atención merece para esta organización el medio ambiente, considerado como un  bien común de la humanidad?. Para la OMC  la máxima preocupación es el crecimiento económico de las empresas multinacionales, pretendiendo que ello contribuya al enriquecimiento de todos los ciudadanos. Partiendo de esta premisa, la OMC no diferencia entre dos productos por su modo de obtención. Como botón de muestra, la forma cómo su Órgano de Solución de Diferencias (OSD) resolvió un problema relacionado con el comercio internacional de plátanos.

     La Unión Europea, tras la descolonización de sus colonias en África, Caribe y Pacífico, en 1975, decidió asegurar unos especiales precios de compra para determinados productos, entre ellos los plátanos, procedentes de estos países. Entonces, una empresa multinacional estadounidense, Chiquita Brands, consideró intolerable este acuerdo porque, a su juicio, limitaba el mercado de sus plátanos (bananas) y transmitió su queja al presidente de Estados Unidos, quien denunció este hecho ante el OSD. Este Órgano de Solución de Diferencias resolvió el contencioso a favor de Estados Unidos, sin tener en cuenta que los plátanos de Chiquita Brands, a diferencia de los plátanos procedentes de las indicadas antiguas colonias, proceden de grandes plantaciones donde se aplican excesivas cantidades de productos fitosanitarios, algunos de ellos prohibidos. (Leído en el libro de Susan George Pongamos a la OMC en si sitio, 2002, 1ª ed. Icaria editorial, Barcelona, págs. 42-43)

     En el Apéndice de los estatutos de la OMC figura un Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio, según el cual ningún país puede alegar algún tipo de consideración medioambiental, cultural o económica para justificar la no compra de un producto procedente de otro país.

     NOTA. Continuará con la exposición de la política medioambiental del Banco Mundial

4 comentarios:

Elemento Cero dijo...

Es sorprendente la absoluta ceguera que caracteriza a los timoneles de nuestro barco. Directos al abismo, al remolino. Condenamos el futuro por unas pocas monedas...

Lorenzo Garrido dijo...

Y como controlan los medios de comunicación, la mayoría de la gente o no se entera o no quiere enterarse.

J. Felipe dijo...

Esta raza política que nos ha tocado padecer esta asentada en ese pensamiento único basado en el crecimiento perpetuo y este, a su vez, en el "laissez faire" y así nos va. Y para colmo, como dice Lorenzo, con todo el poder de su industria mediática tiene indiotizada a una gran parte de la población. Un saludo.
http://felipepozueco.blogspot.com/

Juliana Luisa dijo...

Elemento Cero. Estoy de acuerdo contigo en que vamos "directos al abismo", si no "despedimos" ("mandamos al paro") a los timoneles de nuestro barco.
De acuerdo con la precisión de López Garrido sobre los medios de comunicación.
Y de acuerdo con J. Felipe sobre los tiempos que nos ha tocado vivir (cada una de las etapas de la historia de la humanidad ha tenido que pelear por algo. No somos perfectos.
Seguri que estais de acuerdo conmigo si digo que no podemos quedarnos con las "manos cruzadas".
Muchas gracias por vuestros comentarios.