El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


martes, 3 de enero de 2012

Desigualdades económicas

Según la OCDE, "el ingreso promedio del 10 por ciento de las personas más ricas representa nueve veces el del 10 por ciento de las más pobres (cifras citadas en http://periodismohumano.com/economia/cuando-los-ricos-se-hacen-mas-ricos.html)
La distancia entre ricos y pobres sigue aumentando en todo el mundo. Alguien (lamento no haber tomado nota de quién) ha escrito: "En un mismo país la renta per cápita de sus gentes puede llegar a tener un diferencial de 15 a 1, es decir, cuando un alto ejecutivo europeo obtiene de media quince mil euros en un mes, un trabajador con contratos precarios sucesivos no llega a los mil. ¿Hay quince veces más horas trabajadas por el primero? NO. ¿Hay quince veces más calidad en el trabajo del primero? NO. ¿Hay una producción real de bienes quince veces mayor como consecuencia del trabajo del primero? NO. ¿Hay siempre una formación quince veces más larga y más profunda? NO. ¿Hay quince veces más necesidades básicas en la vida del primero? NO".
Según los datos de Forbes 2011, las personas cuya fortuna supera los mil millones ha aumentado espectacularmente durante los dos últimos años de crisis: su fortuna conjunta se ha duplicado prácticamente.
Mientras, ¿qué ha pasado con las personas que conforman la capa más baja de la sociedad? En España, por ejemplo, según un editorial de la revista Temas para el debate (nº 2005 de diciembre de 2001) los ingresos medios anuales de los hogares españoles se vieron reducidos en 2010 en un 4,4 por ciento respecto al año anterior, lo que ha hecho que el porcentaje de españoles que vive por debajo del umbral de la pobreza haya ascendido, en 2010, hasta el 21,6 por ciento del total.  Según concreta el Instituto Nacional de Estadística, vivir por debajo del umbral de la pobreza supone contar con menos del 60 por ciento de la mediana (posición central de todos los datos ordenados) de los ingresos por persona del conjunto de la población; en concreto, en España, para un hogar que cuente con un solo adulto, el umbral de pobreza es de 7.533,3 euros. (Ahora se está hablando de salarios para jóvenes, incluso universitarios, de 400 euros/mes, es decir, 4.800 euros/año). 
     Debido a la forma cómo los gobiernos están llevando su política económica, se está creando un doble "círculo vicioso" de la pobreza y la exclusión social. Esta situación no solo tiene lugar en España: el los últimos años, la pobreza y la exclusión social están aumentando en todos los países occidentales. Ello supone un grave deterioro del desarrollo humano de la población y un desprecio a la dignidad de todo ser humano.
     El actual sistema económico-social no solo conduce a enormes desigualdades en el seno de los países occidentales y no occidentales; también es la causa de las enormes desigualdades económicas entre países.   Puesto que es un sistema injusto e inhumano ¿no es hora de revisar las bases en que se asienta?  Posibilidades y  propuestas hay; lo que hace falta son debates acerca de su contenido y forma de llevar a cabo los cambios.
 

6 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

La situación es grave. Necesitamos una movilización general.

Elemento Cero dijo...

Siempre lo digo, no entiendo cómo podemos quedarnos quietos, callados, resignados... Hay que intentar algo, revalorizar al ser humano y liberarnos del yugo de un sistema económico que debería ser ilegal. Este es el momento de promover un cambio importante, no podemos permitir que políticos títeres y empresas demasiado poderosas nos arrojen al abismo.

J. Felipe dijo...

Feliz Año Juliana.
Y te voy a dar un dato más, hace 20 años el salario de la alta dirección era unas 10-20 veces el de la masa salarial que representaba. Hoy esa diferencia es 100-200 superior.

Es la consecuencia de esa sociedad basada en el individualismo y el egoísmo sin límites.

Un saludo.

Juliana Luisa dijo...

¿Qué os puedo decir? Estoy de acuerdo con vosotros. Necesitamos pensar estrategias -siempre pacíficas- para cambiar la situación. En este aspecto, estoy de acuerdo con la actuación de muchos jóvenes a los que los medios de comunicación intentan silenciar.
Por mi parte, creo que son más eficaces la caída de pequeñas gotas de agua que en el vertido de una caldero de agua.
Gracias a los tres por vuestras contribuciones.
Y gracias a J. Felipe por su indicación. He leído que esa disparidad de sueldos se debe a la forma cómo de distribuyen los beneficios entre personas cuya codicia no tiene límites, sin intervención ni de los trabajadores, ni de los gobiernos.

Poderio dijo...

Aunque estoy de acuerdo con las lineas generales, quiero comenta una cosa.
Si se justifica que una persona cobre 15 vecs mas que otra.
Si te vas a la parada del autobus y contratas a 15 personas, no van a ser capaces de desarrollar el trabajo de un investigador, porque no tienen las aptitudes (y aqui incluyo conocimientos, que son adquiribles y actitudes o habilidades que son mayoritariamente innatas).
Idem con el arte, o con la habilidad negociadora en las empresas.

Lo cual no quiere decir que me parezcan bien los sueldos astronomicos de algunos empresarios.
En ese aspecto me parece bien la decision del gobierno de limitar los sueldos de los banqueros que no han sabido gestionar sus negocios o como hicieron en EEUU para limitar las indemnizaciones millonarias, que les podian aplicar un impuesto especial del 99%.
Son dos formas de resolver un problema.

Juliana Luisa dijo...

Hola Poderío:

Se puede decir que hay desigualdades buenas y desigualdades malas. Cuando se habla de este tema, uno se habla de las desigualdades malas, las no debidas por el individuo, sino por circunstancias como el lugar o la familia donde se ha nacido.

Otra cosa es la existencia de impuestos distributivos.

Un saludo