El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


martes, 31 de enero de 2012

Empatía y culturas

     Experimentos realizados en 1996 han puesto de manifiesto la existencia en nuestros cerebros -y de otros animales- de las que se han llamado "neuronas espejo". Cuando uno percibe el dolor de los otros se movilizan automáticamente los mismos circuitos neuronales afectivos que cuando se siente el mismo dolor. Es lo que se entiende por "empatía".  El destacado neurocientífico Marco Iacoboni indica que los estudios relacionados con las neuronas espejo revelan que los seres humanos somos empáticos por naturaleza.

     Si somos seres empáticos, ¿cómo se explica nuestro actual comportamiento? La explicación se encuentra en un cuerpo de pruebas empíricas impresionantes que revelan que sentimientos morales como la empatía, preceden a la evolución de la cultura.

     Desde el punto de vista evolutivo, la empatía es el punto de vista original del cual emanaron la cultura y el lenguaje. A lo largo del tiempo, la cultura filtra e influye en el modo en el que la empatía evoluciona y se expresa.  Cuando existe una manipulación de la élite, consciente y masiva, se vuelve cada vez más difícil que se haga patente nuestra naturaleza humana.

     Y las culturas rara vez son fenómenos neutros e inocentes. Determinados aspectos de la cultura pueden funcionar como instrumentos de poder social y dominio social a través del adoctrinamiento ideológico. De modo sutil, pero activo, se pueden determinar las normas culturales que conviene que prevalezcan en la sociedad. Este control consesuado se logra a través de los medios de comunicación de masas, la educación, la religión y la cultura popular, hasta un punto en que las clases subordinadas asimilan ciertas ideas como "sentido común".

     El ansia depredadora, la crueldad, la barbarie, etc. son aspectos de nuestra naturaleza, que tienen sus orígenes evolutivos y sus correlatos neuronales. Desde hace tiempo denominamos "humanización" al proceso de aumento de la empatía. La cuestión está en determinar qué factores van a hacer que prevalezca uno u otro aspecto de nuestra naturaleza. Y este análisis nos lleva a la conclusión de que nuestra cultura, quiero decir, nuestro actual sistema económico-social, dificulta  y obstaculiza las oportunidades de que florezca el aspecto empático. Nuestro sistema económico-social pretende desconocer que somos seres empáticos, desde el momento en que nos asimila a máquinas de calcular.  

     Pero, sin embargo, es posible cambiar nuestras normas culturales, de hecho se está haciendo por muy distintos grupos, convencidos de que los orígenes evolutivos y biológicos de la empatía aportan pruebas empíricas sólidas -no se trata de pensamientos ilusorios, ni siquiera inferencias lógicas- a favor de la construcción de unas sociedades muchísimo mejores.

4 comentarios:

Inma dijo...

Muy bien traido el tema. La empatía, lo mismo que otras emociones humanas, se puede interpretar según los estudios, pero siempre relacionados con el contexto y dentro de un ámbito reducido. Yo empatizo con mi vecino que está en el paro le proporciono la dirección de un conocido que busca a alquién con su perfil, consigue el puesto de trabajo y sale de su precaria situación (he empatizado); no estamos programados para hacerlo con otros seres humanos que viven a miles de km. de nosotros.
Es una opinión, por supuesto.
saludos

Juliana Luisa dijo...

Hay muchos aspectos de este tema que quieron aclarar. De todas formas, debemos tener en cuenta cambios profundos que han tenido lugar los últimos años, relacionados con el fenómeno llamado globalización; ahora está todo tan interrelacionado y todo es tan interdependiente que hace necesario que veamos más allá de lo que alcanzan a ver nuestros ojos. No hay nada, bueno o malo, que competa a un solo país o grupos de países.
Esos seres humanos que están a miles de kilómetros es posible que estén mal porque nosotros hemos hecho algo incorrecto, y desde ese punto de vista tienen que merecer mi empatía.
Me parece muy importante analizar el que las personas que salen beneficiados con el actual sistema económico-social, actúan para ocultar una característica de la naturaleza humana, algo denunciado por varios expertos. Y me parece importante, no solo por el dolor que inflingen a personas cercanas, sino porque conducen inexorablemente al fin de la vida humana en la Tierra.

Perdona que me haya extendido tanto.

Un abrazo

J. Felipe dijo...

"La cultura es todo lo que queda después de olvidado lo aprendido".

Ya se ha venido preocupando muy interesadamente la industria mediática a favor de los grandes lobbys de presión para hacer creer a la gente el poco valor de esta. Solo hay que darse un paseo por las cadenas de televisión que proponen una versión del entretenimiento basado en el escarnio y la violencia verbal con pingues beneficios para los que componen toda esa trola.

El individualismo, la codicia, la avaricia, el ser egoísta hasta límites insospechados es la creación de esta forma de actuar y los resultados están a la vista.

Todo sistema educativo es mejorable pero si la educación falla en casa -que es la raíz del problema-, de poco o nada servirán todos los esfuerzos de la propia comunidad educativa cuyo objetivo debe ser el fomento de la cultura.

Excelente artículo Juliana. Un saludo.

Juliana Luisa dijo...

J. Felipe, muy buenas tus consideraciones. Como las pruebas empíricas han revelado que sentimientos morales como la empatía preceden a la cultura, el problema está en cómo modificar la cultura.
A pesar de todo, considero muy importante tomar conciencia de que no somos malvados por naturaleza, sino todo lo contrario.

Un saludo