El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


viernes, 13 de abril de 2012

"Soy hombre, y nada de lo humano me es ajeno"

    Según los historiadores, Terencio, comediógrafo latino de unos 360 años antes de Jesucristo, dijo la frase que figura en el título de esta entrada. Ahora, en el siglo XXI,  muchas personas, preocupadas por los problemas que aquejan a la humanidad (crisis financiera, crisis ecológica y crisis de los derechos humanos), consideran que si una gran mayoría de los hombres y mujeres pensasen que nada de lo humano les es ajeno, se resolverían esos problemas. 

     A ese respecto, me ha parecido interesante recordar a Antoine de Saint-Exupéry, aviador y escritor francés, nacido en 1900, y autor del famoso cuento infantil El principito. Saint.Exupéry,  en su obra Tierra de hombres, escribió:

     "Has construido tu paz a fuerza de bloquear con cemento, como hacen las termitas, todas las salidas hacia la luz. Has rodado como una bola tu seguridad burguesa; en tus rutinas, en los mitos asfixiantes de tu vida provinciana, has alzado esta humilde muralla contra los vientos  las mareas y las estrellas. No quieres inquietarte con los graves problemas, bastante trabajo has tenido con olvidar tu condición de hombre. No eres el habitante de un planeta errante. No planteas preguntas sin respuestas, eres un pequeño burgués de Toulouse. Nadie te ha sacudido por los hombros cuando aún era tiempo. Ahora la arcilla con la cual estas hecho se ha secado y endurecido y nada en tí podría, en adelante, despertar al músico, o al poeta, o al astrónomo que quizá te habitaban al principio.
    

3 comentarios:

Elemento Cero dijo...

Las comodidades nos disuaden de emprender empresas arriesgadas. El ingenio y la inventiva nacen de la necesidad; si en un sentido estricto de la palabra no las tenemos, nos quedaremos sentados y estáticos. Pero tenemos que mirar un poco más allá, el largo plazo, y entender que las comodidades del ahora son una trampa que empeñan el futuro.

Un saludo.

Máximo Pretoria dijo...

Simplemente ¡precioso!, que es mezcla de preciado y hermoso...

Juliana Luisa dijo...

Elemento Cero, como dices, la inventia nace de la necesidad y, ahora, necesitamos con urgencia cambiar de dirección.

Máximo Pretoria, me agrada que te haya gustado. Muchas por decírlo.

Saludos