El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


martes, 6 de septiembre de 2011

¿Tecnologías avanzadas para el Cuerno de África?

     A pesar de las dificultades con que tropieza la transferencia de tecnología desde los países industrializados a los países del Sur, en el proyecto, diseñado por Jeffrey Sachs para los países que conforman el Cuerno de África, se prevé

     "utilizar las mejores prácticas y tecnologías de vanguardia con el fin de apoyar los esfuerzos de sus comunidades de pastores para escapar de los flagelos de la pobreza extrema y el hambre.
     Distintas empresas como Ericson, Airtel, Novartis y Sumitomo, están participando en esta iniciativa, poniendo sus tecnologías a disposición de las comunidades de pastores". (Parece que para Jeffrey Sachs en el Cuerno de África solo hay pastores).

     Las tecnologías que ofrecen estas empresas están relacionadas con el mundo de las telecomunicaciones (Ericsson y Airtel) y de productos químicos y farmacéuticos. Sumitomo es una compañía japonesa fundada en 1913 para la fabricación de fertilizantes; a partir de esa fecha ha ido ampliando su negocio mediante la compra de otras empresas, por ejemplo, en 2010 adquirió una empresa india de productos agroquímicos con miras a ampliar su negocio de fitosanitarios en el mercado de la India. (Página web de la compañía). Novartis "surgió de la unión, en 1996, de dos firmas suizas, Ciba Geigy y Sandoz"; es una de las "empresas líderes del campo farmacéutico, pero también es un  gigante entre los fabricantes de medicamentos veterinarios y productos alimenticios varios"; se le imputa "financiación de ensayos clínicos no éticos, publicidad poco seria, trabas a la fabricación y comercialización de medicamentos básicos en un país en desarrollo", por ejemplo, "a principios del año 2001, Novartis Sudáfrica y otras 38 empresas de la industria farmacéutica demandaron al gobierno sudafricano por violar el derecho de patentes". (El libro negro de las marcas, págs. 330-331)

     Suponiendo que esas empresas -un sueño- pongan sus "tecnologías avanzadas" a disposición de los países del Cuerno de África, sin pedir las correspondientes compensaciones, ¿cómo conseguir que unas comunidades de pescadores, en su mayoría -o, mejor, en su totalidad- analfabetos, utilicen de forma adecuada esas "mejores prácticas y tecnologías de vanguardia"?

     Está muy bien soñar, imaginar, imposibles, pero para ser útiles y sirvan para transformar la realidad hace falta que vayan acompañados de un mínimo de sensatez. Claudio Magris hablaba de cómo se complementaban D. Quijote y Sancho Panza, y decía: "Pero D. Quijote, por sí solo, sería penoso y peligroso, como lo es la utopía cuando violenta la realidad". Es peligroso divulgar el proyecto de Jeffrey Sachs, porque oculta, violenta, la realidad de un sistema económico y social, que, si no se modifica, seguirá matando a mucha gente inocente.

3 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Estoy de acuerdo con la conclusión final, además no son pesticidas ni móviles lo que más necesitan las personas de Somalia, sino que les devuelvan sus tierras y que puedan cultivar en ellas.

Elemento Cero dijo...

Pero lo más chocante del asunto es lo siguiente:

Todo aparato electrónico, especialmente las tecnologías relacionadas con la informática, requieren de materias primas para su fabricación. Aunque no se habla mucho del asunto -porque a las empresas implicadas no les conviene-, hay un material muy codiciado, por encima de todos: el coltán.

Resulta que el coltán abunda en ciertas zonas de África. Así que, adivina: ¿cuántas guerras y situaciones de inestabilidad política han sido alimentadas con el único objetivo de poder extraer el coltán, mientras los gobiernos de los países que tienen esas reservas se matan en guerras fratricidas? Es la técnica clásica de promover el conflicto para saquear recursos naturales.

Esa pobreza, esa hambruna, esas calamidades que acontecen aquí al lado... ¿acaso no han sido originadas inicialmente por empresas del sector tecnológico o de Estados vinculados a las mismas? ¿Cómo es posible que empresas que dependen del coltán vayan ahora de salvadoras, habiendo propiciado los abusos en países no muy lejanos?

Por lo demás, de acuerdo con Lorenzo.

Juliana Luisa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que indicáis los dos.
Vuestras aportaciones completan perfectamente lo que se indica en la entrada