El contenido de este blog se ha cedido al dominio público: puede ser copiado, parcial o totalmente, sin previo permiso de la autora.


miércoles, 13 de julio de 2011

Poder de las multinacionales

     En la conversación con Martin Wolf, Susan George señaló que las multinacionales "en los últimos veinte años su poder, igual que el de los mercados financieros ha crecido desmesuradamente". A continuación, amplió su afirmación diciendo:

     "Se han servido de la potencia política del Banco Mundial, del FMI y más aún de la OMC. Se han mostrado asimismo extremadamente hábiles en instrumentalizar por medio del lobbing, organizaciones poderosas como la European Table of Industrialists, 'mesa redonda' de los industriales europeos que prácticamente han redactado una buena parte de los libros blancos para la Comisión Europea desde los tiempos de la Administración Delors. El TransAtlantic Business Dialogue (TABD) (citado por Vidal-Beneyto) toma hoy decisiones importantes. Su consigna es aprobado una vez, aceptado en todas partes.  Sus miembros se reúnen en comités, industria por industria, que deciden cómo vender tal o cual producto, según tal o cual norma, en Europa y en Estados Unidos. Tomada la decisión, comunican a los gobiernos lo que quieren; incluso han acuñado una nueva palabra en inglés para describir este proceso: deliverables (entregables). En su web se encuentran periódicamente informes que contienen la lista de los deliverables transmitidos a los gobiernos. Se jactan de que el 80% han sido aprobados".

     Después de hablar de este lobby y otros análogos, Susan George señala que en ellos no se "incluyen a ningún representante de la sociedad y añade:

     "Ni siquiera las industrias de fuerte impacto sobre el medio ambiente, como las de pasta de papel y las pesquerías, tiene otros representantes que los de las multinacionales. Vemos continuamente las cartas que dirigen al Congreso, pidiendo esto o lo otro; en general, lo obtienen. Los mecanismos ya están implantados; utilizan las vías oficiales o los pasillos para llegar a ellos; están bien organizadas, y en cuanto empiezas a leer sus publicaciones, descubres cosas que, al menos para los franceses, son aterradoras: sirva de botón de muestra la Coalición de las Industrias Norteamericanas de Servicios, que declaró más o menos al  'U. S. Trade Representative', es decir, al embajador norteamericano responsable de las negociaciones en la OMC: Los sistemas públicos de sanidad en Europa nos impiden penetrar masivamente en ese mercado, y en consecuencia contamos con usted para que nos abra este sector. Apuntamos muy especialmente al mercado de los mayores de 65 años, pues consume por término medio cuatro veces más servicios de sanidad que el resto de la población. ...".

     En esta ocasión, el liberal Martin Wolf  contesta, entre otra cosas:

     "Estoy de acuerdo con usted en decir que una sociedad centrada en el mundo de los negocios, en otras palabras, una sociedad donde el poder esté reservado a las instituciones comerciales y no solamente a las de los gobiernos, tiene algo de inquietante".

      Para entender la actitud de los que participaron en la creación de la OMC, quizás haya que recordar, por una parte, que acababa de terminar la etapa de la colonización y, por otra, que existía un bloque de países con un sistema económico opuesto, el comunismo. De cualquier manera, sean esas o no las razones que alumbraron la actual organización del comercio internacional,  conviene recordar lo que dijo Rabindranath Tagore: "si cerráis la puerta a las equivocaciones, también la verdad se quedará fuera". Es esa verdad la que hay que buscar.

6 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Esa gentuza actúa al margen de la sociedad, la explota al máximo, y cuenta con la colaboración y complicidad de los gobiernos.

Juliana Luisa dijo...

Quizás convenga pensar por qué razón si los gobiernos dependen de nosotros y no de las multinacionales, cómo es posible que estas "cuenten con la colaboración y complicidad de los gobiernos". Perdona, pero sé que estoy dando la vuelta a tus palabras. Estoy de acuerdo contigo, pero a veces, es conveniente "incordiar". Un abrazo

Inma dijo...

Hola Juliana, interesante aporte.
En éste mundo de locos, todo se compra y todo se vende, incluso las voluntades. Los gobiernos no iban a ser menos, están vendiendose a los mercados por miedo. Sería motivo para otro post el tema relacionado con la salud y las empresas dedicadas a la "venta" de la misma.
un cordial saludo

Lorenzo Garrido dijo...

El pueblo en su conjunto tiene una opinión: esta opinión es la de los medios de comunicación. ¿Quién controla a los medios de comunicación? Ahí tienes la respuesta a tu pregunta, Luisa.

Juliana Luisa dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Lorenzo. Son muchas las personas que señalan la necesidad de introducir modificaciones en el actual sistema de enseñanza y una de esas modificaciones es procurar que el estudiante termine, estre otras aptitudes, dotado de espíritu crítico. En estos momentos, con los actales sistemas de información y comunicación, no es la información lo que falta.

Juliana Luisa dijo...

Inma, te invito a leer mis posts sobre salud. Me gustaría conocer tu opinión